Factores de competitividad

El desarrollo de la producción de huevos en el mundo y de los flujos comerciales de huevos y ovoproductos estarán condicionados, además de por los equilibrios de los mercados nacionales y regionales del huevo, por factores de competitividad que afectan al mercado global:

El Modelo Europeo define cómo se producen huevos en la UE. Se concreta en más de 70 normas, sobre medio ambiente, bienestar y sanidad animal, seguridad alimentaria y condiciones de comercialización, entre otras. Responden a las demandas y exigencias del consumidor europeo, que busca garantías y confianza en los alimentos y en su forma de producción. Este Modelo implica sobrecostes en la producción de huevos comunitaria respecto de la de países terceros con normas menos estrictas (que ascienden al 15% para los producidos en jaula acondicionada, y son aún mayores para los otros sistemas de producción). El Modelo Europeo sigue desarrollándose con nuevas regulaciones comunitarias que se complementan con las nacionales o regionales. En un sector tan dependiente del precio, estos sobrecoges pueden dificultar el acceso a un mercado global muy competitivo, basado en modelos productivos más baratos que el de la UE. Pero a cambio aportan garantías y seguridad a los compradores.

Aunque forma parte del Modelo Europeo, la importancia que ha adquirido en los últimos años como factor de impulso o freno de la competitividad hace que se pueda considerar un factor relevante por sí mismo.

La ausencia de enfermedades como la influenza aviar y la enfermedad de Newcastle en las granjas avícolas y la implantación de programas de control de salmonela en las gallinas ponedoras son condiciones necesarias para poder exportar huevos y productos avícolas con garantías. En los últimos años la UE ha trabajado en programas de vigilancia y control de las principales enfermedades, para mejorar la sanidad avícola y reducir los riesgos para animales y humanos. Esto coloca a la Unión Europea como proveedor de referencia de huevos seguros en el mercado mundial.

El huevo ofrece enormes ventajas como alimento de referencia para el consumidor moderno. Es nutricionalmente denso, tiene pocas calorías y sus lípidos son mayoritariamente insaturados (saludables para el sistema cardiovascular). Se prepara fácilmente y se puede consumir en múltiples formas, integrándose en todas las tradiciones culinarias. No es un alimento tabú en ninguna cultura o religión. Se integra perfectamente en la Dieta Mediterránea, además de en regímenes vegetarianos, de reducción de peso, y en los adecuados para patologías especiales (celíacos, diabéticos, o personas con elevado ácido úrico, entre otros). Además se produce de forma sostenible, con una muy baja huella de carbono y generalmente se consume en proximidad.

Las previsiones para los próximos 20 años indican que los productos avícolas (carne y huevos) serán los alimentos de origen animal con un mayor incremento en la demanda mundial, que será impulsado por el aumento de la población y la mejora de la renta en muchas áreas geográficas.

La política comercial de buena parte de los países, y también de la UE, tiene como objetivo reducir las barreras a los intercambios y ampliar los flujos comerciales para favorecer el desarrollo económico mundial.

Los acuerdos deben contemplar que las condiciones de los huevos y ovoproductos  importados a la UE cumplan las condiciones del Modelo Europeo de Producción. De no ser así, los huevos europeos no podrán competir en el mercado en igualdad de condiciones, lo que amenaza el tejido productivo comunitario.

La avicultura de puesta es una de las ramas más avanzadas en producción animal y para ello se apoya en el desarrollo de modernas tecnologías: selección genética, nutrición adaptada a las necesidades de las aves, equipos e instalaciones para su alojamiento y bienestar, sistemas automatizados para la selección y clasificación de los huevos, prevención y control sanitario (vacunas sobre todo), y sistemas avanzados de gestión ambiental en las granjas (luz, ventilación, temperatura). Esta permanente evolución tiene como objetivo conseguir la mayor eficiencia productiva (el empleo óptimo de los recursos para lograr la mayor productividad). Se ha logrado así que el huevo sea el alimento con la mejor relación calidad nutritiva/precio, básico en la dieta de todo el mundo y que puede producirse en cualquier área geográfica a costes muy razonables.

Powered by believe & Maldita
C/ Juan Montalvo 5, 1º D –  28040 (Madrid).  Tel: 91 533 19 69 – Fax: 91 534 67 05 – aseprhu@aseprhu.es Copyrights © Aseprhu 2017